Ocupación de fincas y supermercados en Andalucía


Pepa G. - Posted on 12 August 2012

 

Entrevista a Juan Manuel Sanchez Gordillo, alcalde de Marinaleda

 Con 40 grados a la sombra y a la espera de que la Guardia Civil hiciera acto de presencia para desalojarlos de la finca Las Turquillas del Ministerio de Defensa, el diputado de IU y alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo, valora para GARA las repercusiones y reacciones que ha suscitado su protesta.

 

 
p004_f03_077x108.jpg
 
¿Cómo valora las detenciones de dos jornaleros y miembros del Sindicato Andaluz de Trabajadores?
El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, ha resucitado a Franco. Se ha convertido en juez, fiscal general del Estado y ministro del Interior al mismo tiempo. Ha borrado de un plumazo a Montesquieu. Ha salido a la caza de jornaleros en vez de perseguir a los directores de los principales bancos que han engañado a personas mayores de 70 años en su mayoría; a Urdangarín y su familia; el «caso Gurtel»... Podría también buscar los más de 80.000 millones de euros que hay de economía sumergida, los más de 70.000 millones de euros que no se pagan a Hacienda, los miles de millones que hay en paraísos fiscales. Pero no. Aquí todo es darle dinero a los bancos, a los causantes de la crisis y aplicar recortes a costa del pueblo. Nosotros hemos dicho ¡basta! Ahora mismo estamos ocupando una finca para denunciar la escasez de medios de producción. Queremos que esta tierra, propiedad del Ejército y que tiene 12.000 hectáreas, pase a manos de los trabajadores. Ocupamos también bancos para denunciar que ellos son los culpables de esta situación y grandes superficies para llamar la atención sobre la otra cara de la crisis más allá de la famosa prima de riesgo, la que conforman los más de tres millones de pobres que hay en Andalucía y los doce millones que hay a nivel estatal y los más de 1,7 millones de familias en las que todos sus miembros están en el paro.

¿En qué situación están los jornaleros andaluces?


Están muy mal y con esta crisis, peor. El pequeño campesino se está arruinando mientras que el gran terrateniente acumula tierras. De hecho, hoy la concentración de la tierra en Andalucía es diez puntos superior a la que había durante la Segunda República. El 50% de la tierra cultivable está en manos de un 2%. Consideramos necesaria otra política agraria comunitaria y que haya una revolución agraria que defina los alimentos como un derecho y no como una fuente de negocio. 

¿Qué buscaban con la entrada en los supermercados: hacer justicia, sensibilizar, extender el debate…? Esto último, desde luego, lo han conseguido.
Queríamos ante todo hacer una aplicación práctica de la justicia; recuperar alimentos y llamar a la rebeldía. ¡Ya está bien! ¡Este Gobierno tiene que irse, lo tenemos que echar a empujones! Y sensibilizar a la opinión pública para que podamos debatir a fondo la cuestión de la crisis, que no se limita a las noticias de los telediarios.

Amaiur se ha solidarizado con ustedes, IU apoya el fondo aunque no la forma y tanto PSOE como PP aplauden estas detenciones. Ha habido dirigentes políticos que, incluso, han tildado de «barbaridad» la entrada el martes en dos grandes cadenas de supermercados. ¿Cómo valora todo ello?


Me parece una gran barbaridad que digan eso. Si quieren hablar de barbaridades, les diría que a mí me parecen una barbaridad los ERE; que el PSOE y el PP en una noche cualquiera dieran un golpe de Estado a la Constitución de 1978 y acordaran primero pagar la deuda de los bancos, pasando por encima de la sanidad, de la educación...; que el 34% de la población activa en Andalucía esté en paro. Es una barbaridad que digan eso PP y PSOE, cuando ambos partidos nos han metido en tres guerras imperialistas: la de Irak, con la excusa de buscar armas de destrucción masiva que no existían; la de Afganistán, para buscar a Bin Laden que no estaba ahí sino en un país supuestamente aliado de EEUU, y la de Libia, que fue un golpe de Estado internacional en toda regla. Todas esas son barbaridades que vienen cometiendo PSOE el PP. Como los son los 32 años de gobierno del PSOE en Andalucía

¿Cómo ve a la izquierda española ante la ofensiva de los recortes?


Un poco despistada. Lo que hace falta es una izquierda anticapitalista. La crisis ha puesto al descubierto muchas cosas, entre ellas, que la democracia burguesa es la dictadura de los mercados, que no existe el bipartidismo porque si votas al PP votas capitalismo pero si lo haces al PSOE, también votas capitalismo. Se han caído muchos mitos. Dicen que nos van a rescatar, cuando, en realidad, nos están secuestrando porque no hay soberanía. Los poderes políticos no mandan, lo hacen los mercados.

El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, ha amenazado con nuevos tipos penales para acciones que alteren «la paz social». ¿Piensan, pese a ello, continuar con iniciativas como la de los supermercados u otras similares?


Por supuesto, mientras no pongan soluciones, que pasan, por ejemplo, por una renta básica que garantice que cualquier persona tenga un mínimo para comer todos los días; por la entrega a Cáritas u otras organizaciones de alimentos próximos a caducar en vez de tirarlos a la basura como se hace ahora; por el establecimiento de un plan de empleo de seis meses para parados del campo y las ciudades. La salida a la crisis es otro modelo económico: una banca y una energía pública, la vivienda vista como un derecho, revolución agraria y soberanía alimentaria. Debemos aprovechar esta crisis para hacer un cambio en la sociedad y en sus valores.

¿Qué les diría a aquellos que califican de «robo» lo que hicieron en los supermercado y que les acusan de «dañar la imagen de España y de poner en peligro la confianza de los mercados»?


Que tienen mucha caradura. ¿La confianza de quién? ¿La confianza de los que han robado? ¿La de los banqueros que compran al Banco Central Europeo dinero al 1% y luego lo revenden al Estado al 7%? ¿La confianza de esta partida de sinvergüenzas y delincuentes que deberían estar en la cárcel si en este país hubiera justicia social? ¿Y para dar confianza se quita a lo pobres para darles a los más ricos? ¿Acaso no se puede hacer nada para que los bancos no engañen con las preferentes o para que el señor Botín no evada dinero a Suiza? Tienen más cara que espalda; por ello, reitero que debemos echarlos y movilizarnos porque si un rico o un banquero roba se le da un premio y lo recibe el rey de España y le da un abrazo de confraternidad, pero si uno roba una gallina o un carrito de comida es un delincuente. 
AL.
 

 

 

La escuela que proponemos

Buscar

ETIQUETAS

Contacta 

¡Suscríbite!